Brexit

Tras el Brexit, más Unión Europea

¿Tendremos tras el Brexit, más Unión Europea?

El Brexit es sin duda el tema que marca la actualidad europea hoy en día. Cómo empezar a escribir sobre un tema tan triste como éste. Reino Unido forma parte de la Unión Europea desde 1973, es decir, ha formado parte 46 años. Y es difícil explicar por qué en estos 46 años, los ingleses no han desarrollado un espíritu europeo que les llevará a votar por “remain” en el pasado referéndum del 23 de junio de 2016.

Ahora se debate en los tribunales si hubo fraude electoral por la compra de datos de usuarios por parte de la asesoría política Cambridge Analytica a Facebook para venderlos a la campaña leave.eu. Datos que más adelante serían usados para enviar propaganda política personalizada a los votantes potenciales. Así pues leave.eu podía llegar a enviar a preguntar a un usuario de Facebook inglés animalista si quería formar parte de una Unión en la que se permite la tortura y asesinato de los toros, como ocurre en España. No es de extrañar que dicho usuario rechace frontalmente el asesinato de animlaes inocentes y, por lo tanto, se sitúe de lado de leave.eu. De esta manera el “No” ha ido ganando votantes, uno a uno.

Y, a pesar, de que la justicia considere fraude electoral, no estamos haciendo caso al problema de fondo: la ausencia de identidad europea en los 46 años que Reino Unido perteneció a la UE. Es un fracaso de las políticas de integración europeas, ése es el auténtico problema.

Eurimbiss integra a la ciudadanía
Miles de británicos defendiendo la continuidad en la UE.

Y se le pone solución ahora, o la UE continuará deshaciéndose como un azucarillo

¿Cómo podemos entonces lograr que entre los ciudadanos fragüe la identidad europea? ¿Necesitamos realmente un susto como el Brexit para espabilar y darnos cuenta que la UE es la única y mejor solución a nuestros propios problemas? En el estado miembro español, resolveríamos el conflicto catalán de la noche a la mañana. Si todos nos sintiéramos europeos antes que españoles o catalanes, ¿qué nos dividiría?

Tal vez la incertidumbre, las caídas en las exportaciones, las fronteras, las aduanas, el roaming y la disminución de turistas británicos nos hagan espabilar. Nos hagan darnos cuenta de lo buena que es la Unión Europea para nuestra economía y cuánto le debemos. Tal vez caer un poco más en el pozo sea la única solución para salir de él y abrazar, por fín, nuestra nueva identidad: la identidad europea. Tal vez el Brexit y Eurimbiss hagan florecer por fín la identidad europea.

Leave a Comment